fbpx
Orientaciones/Admisiones: (+54) 1123179158 | 1130484616
Destacada Entrevistas a personalidades destacadas

Entrevista N° 13 | Dr. Álvaro Palma

1 View

En esta oportunidad dialogamos con el Dr. Álvaro Palma Conesa, psiquiatra responsable de la unidad de patología dual de Ibiza y Formentera en España. Álvaro hizo medicina en la universidad de Granada y su residencia de psiquiatría en el Hospital del Mar en Barcelona.

Nos cuenta que siempre tuvo interés por la psiquiatría, las sustancias psicoactivas y los trastornos por uso de sustancias; y que esto lo llevó a formarse con la Dra. Marta Torrens en Barcelona y el Dr. Carl Hart en la Universidad de Columbia en Nueva York. También ha realizado colaboraciones con Energy Control en el abordaje de consumos no problemáticos.

 

DP: Cómo funciona el Hospital de Día de Patología Dual en ibiza?

AP: El Hospital de Día de Patología Dual (HDPD) es un dispositivo ambulatorio orientado al tratamiento intensivo de usuarios que presentan una comorbilidad entre un trastorno por uso de sustancias y otro trastorno mental. Se trata de un recurso pionero dentro de la sanidad pública, siendo el primero de las islas Baleares y uno de los primeros de Europa. Esto representa un gran cambio de paradigma orientado a mejorar la asistencia de estas personas dentro de la sanidad pública. Además, tamién permite unir la asitencia psiquiátrica incluyendo las adicciones, que hasta hace poco, en España, se trataban por vías diferentes, con profesionales y con financiaciones diferentes.

La actividad del HDPD consiste en cuatro horas de talleres y terapias de grupo al día a partir de terapias basadas en la evidencia y orientados a la recuperación funcional y el mantenimiento de los vínculos sociolaborales de los usuarios.

Al tratarse de un dispositivo supraespecializado los usuarios llegan normalmente derivados desde otro servicio de psiquiatría. El HDPD actúa como un recurso intermedio entre la hospitalización completa y las consultas ambulatorias. La admisión se plantea por una duración inicial de 3 meses con posibilidad de renovción en caso de no haberse alcanzado los objetivos acordados al inicio entre el usuario y los terapéutas.

En cuanto al personal actualmente contamos con tres personas a tiempo completo, yo como psiquiatra, un enfermero y una terpéuta ocupacional. El HDPD tiene actualmente capacidad para 8 personas en seguimiento completo, es decir, 4 horas de lunes a viernes. No obstante, para poder atender mejor las necesidades de los usuarios hemos abierto la posibilidad de realizar seguimiento parcial (sólo algunas horas al día o sólo algunos días) y seguimiento ambulatorio (visita en consultas externas y asistencia puntual a algún grupo). Esto nos ha permitido ampliar el número de plazas y prestar una atención más individualizada. Por otra parte, destacar que los usuarios reciben una atención integral, tanto para el trastorno por uso de sustancias como para otros trastornos mentales en el mismo dispositivo y que se coordina también la asistencia con otros efectores de salud en caso de que haya otras patolgías médicas.

El otro puntuo novedosos del HDPD es que los resultados no se miden como abstinencia o consumo sino desde la perspectiva de la recuperación funcional y el desarrollo de una actividad social y un bienestar personal en sintonía con los valores del usuario.


DP: Cómo trabajan los consumos problemáticos en Ibiza y Formentera?

AP: Ha habido un cambio importante en el tratamiento del consumo problamático desde la apertura de la unidad de patología dual. Anteriormente, las personas que tenían otro trastorno psiquiátrico tenían que acudir a la Unidad de Salud mental y las personas que tenían un trasotorno por uso de sustancias acudían a la Unidad de Conductas Adictivas. Esto originaba en varios casos que se duplicasen recursos y que hubiese solapamientos. En algunos casos incluso se ha llegado a bloqueos de la asitencia ya que desde psiquiatría se pedía el control del consumo mientras que desde la red de adicciones se pedía primero el control de la patología psiquiátrica descompensada. Al incluir la patología dual y el consumo problemático en la red de atención pública del sistema nacional de salud se facilita por una parte la inclusión de estas personas en la red asistencial global y se ahorran recursos. Ahora todas estas personas que tienen ambos trastornos se podrían visitar en un único dispositivo.

En Ibiza esta atención se ha centrado fundamentalmente en el HDPD con la posibilidad de hacer ingresos programados en la Unidad de Hospitalización Breve y de realizar consultas externas. Las personas que únicamente presentan un consumo problamático sin otro trastorno mental asociado todavía se atienden únicamente por la Unidad de Conductas Adictivas, que no depende del sistema nacial de salud sino de las entidades locales.

Para los tratamiento de deshabituación en regimen de mayor duración es posible la derivación a la comunidad terpéutica que para las Islas Baleares se encuentra en Palma de Mallorca. Esta comunidad terapéutica tampoco pertenece al sistema público de salud y los usuarios tienen que desplazarse hasta dicha isla.
Este es de hecho uno de los probelmas de la asistencia en las Islas Baleares. El que se trate de cuatro islas límita en numerosas ocasiones el acceso a recursos especializados que se encuentran en otra isla. Esta ha sido una de las razones fundamentales de abrir también la unidad de patología dual en Formentera. En esta isla no existía un dispositivo de atención a los consumos problemáticos y las personas afectadas debían desplazarse hasta Ibiza en barco para recibir atención. Actualmente es posible realizar visitas ambulatorias en Formentera, si bien para un tratamiento más intensivo sigue siendo necesario desplazarse, bien a Ibiza bien a Mallorca.


DP: Cuáles son los trastornos más prevalentes en la unidad de patología dual?

AP: Ya que es un recurso bastante reciente, aún no disponemos de estadísticas fiables al respecto. Mi impresión personal en los siete meses que llevamos desde la apertura de la unidad es que en Ibiza hay un predominio de trastorno por uso de cocaína, especialmente cocaína base fumada. En segundo lugar vendrían los trastorno por uso de cannabis, alcohol y opiáceos (heroína fundamentalmente). En cuanto al diagnóstico de otro trastorno psiquiátrico los más frecuentes han sido esquizofrenia, trastorno bipolar y trastorno límite de personalidad, lo cual está en concordancia con los estudios de prevalencia de uso de sustancias.
En Formentera, por el contrario, mi impresión es que predominan los trastornos por uso de alcohol y a continuación los trastornos por uso de cannabis y estimulantes, menor uso de cocaína fumada y de heroína, ganado peso otros opiáceos de prescripción.

Estas diferencias podrían estar en relación con las características sociodemográficas de las islas y con las diferencias en la accesibilidad. No obstante, es capital que podamos realizar un estudio epidemiológico estructurado para confirmar o desmentir esta impresión inicial.


DP: Qué retos quedan por delante en el tratamiento de los consumo problamáticos en Ibiza y Formentera?

AP: Si bien la creación de la unidad de patología dual ha supuesto un cambio de paradigma en la atención de los consumo problemáticos aún quedan numerosos retos que superar. Por una parte continuamos trabajando por extender la asistencia e incluir a todas las personas que sufren un trastorno por uso de sustancias independientemente de si presentan otra patología o no.

Por otra parte esperamos que se pueda ampliar la financiación pública de la unidad de patología dual para incluir también un psicólogo propio y formado en terapias de tercera ola a tiempo completo, un trabajador social específico de patología dual y monitores que faciliten las actividades. También esperamos aumentar el número de psiquiatras en el futuro para ampliar el número de plazas de atención.

Esperamos poder desplazar también más recursos a Formentera donde estamos viendo que hay casos de consumo problemático que no recibían asistencia por la ausencia de un dispositivo en la isla. Igualmente, es importante trabajar en la reducción del estigma asociado a las personas que presentan un trastorno por uso de sustancias y que en muchos casos limita su acceso a recursos sociales.

Finalmente, considero fundamental avanzar en la labor de investigación para mejorar la calidad asistencial, desarrollar nuevas intervenciones y evaluar la eficacia de las intervenciones realizadas.

 

Si te gustó la entrevista te invitamos a compartirla en tus redes sociales.


Dispositivo Pavlovsky | dispositivopavlovsky@gmail.com | (11) 30484616 Consultas por WhatsApp

Enterate de nuestras últimas novedades suscribiéndote a nuestro newsletter:

Leave a comment